Carpe diem Día del libro

“CARPE DIEM”  Día del libro

 

Después de cuatro años el instituto ha recuperado su celebración del día del libro. No se trataba sólo de conmemorar una fecha, si no de recuperar el espíritu del “Juan de Herrera”. Alumnos, profesores y personal del centro conviviendo una mañana de forma distinta, sin clases, sin lecciones, sin exámenes… Con cascos de legionarios, togas de senadores, túnicas variadas y coronas de laurel nos convertimos en romanos y haciendo honor a nuestro lema “Carpe diem” disfrutamos del día.  Un desfile triunfal  nos acompañó en la entrada donde nos aguardaba el emperador  junto con Cicerón y Baco  Un enorme acueducto daba paso al edificio, donde comenzó “La Hora de los dioses”, Júpiter, Minerva y Venus tomaron las aulas. El cancerbero se apostó a las puertas del inframundo. Nerón y Popea presidían un banquete. Mientras legionarios y gladiadores vigilaban que todo estuviera en orden. Las vestales y bacantes corrían para que todo estuviera a punto. Severos cónsules romanos, junto con dignas matronas recorrían las clases valorando la creatividad de los alumnos. Después, llegó el turno de la “hora escribidora”, no podríamos olvidar que celebrábamos el día del libro y aunque no se escribieron relatos en latín las historias de nuestros alumnos complacerían al mismo Ovidio. Y tras  un descanso comenzó la yincana, pequeños y mayores recorrieron el instituto realizando pruebas preparadas por los profesores y el personal del centro. Los capitanes  de segundo de bachillerato llevaron con maestría a su legión para conseguir la máxima puntuación posible. Mientras alumnos de primero de bachillerato se encargaban de que las pruebas se realizaran exitosamente y con mucho orden. Fue un día estupendo en el que nos olvidamos de tantos meses de distancias. Recordamos que somos un poco romanos, un mucho lectores y sobre todo un centro donde nos sentimos unidos y capaces de disfrutar el momento. “Carpe Diem”